No nos imaginamos el poder que tiene éste nutriente; las grasas siempre han sido famosas por ser las responsables del aumento de peso, aumento de colesterol o el desarrollo de algunas enfermedades cardiovasculares.
Afortunadamente es hoy cuando tenemos la suficiente información sobre ellas:
Las grasas malas las identificamos como LDL (lipoproteinas de alta densidad), si nos excedemos en su consumo cambiará nuestro perfil lipídico, sufriendo un trastorno en el metabolismo que tiene que ver con la subida del colesterol y de los triglicéridos. A su vez, está situación pude desembocar en el desarrollo de arteriosclerosis (dificultad para el paso de la sangre a través de las arterias).
Comprenderás ahora porqué se insiste tanto en el consumo moderado de grasas saturadas.

¿En qué alimentos están éstas grasas? en la mantequilla, las carnes rojas y los lácteos como quesos curados. Todos ellos provienen del reino animal, sin embargo, en el lado positivo están todos esos alimentos que vienen del reino vegetal como los frutos secos, los pescados y aceites.

Las grasas instauradas, poliinsaturadas o monoinsaturadas están en éstos alimentos de origen vegetal y su aporte es muy recomendable para conseguir beneficiar a tu organismo en los siguientes puntos:

-Regula los niveles de colesterol en sangre
-Una de las misiones del colesterol HDL es proteger la paredes de las arterias para que no se obstruyan
-Baja ligeramente la presión arterial
-Controlar el azúcar en sangre
-Reducir l riesgo de diabetes

El poder de las grasas “buenas” están en los pescados como el salmón o el atún, los frutos secos y las semillas, aceite de oliva, aceite de linaza y en frutos como el aguacate.

La propia grasa contribuye a la reducción de grasa, parece de broma pero ¡no lo es! así se está demostrando con el consumo de aceite de pescado y nueces, ayudándonos también a un mejor rendimiento físico a través de estos pequeños frutos muy poderosos.
No es sólo una cuestión de calorías, sino también de su procedencia. Elige bien que ración de grasa consumes diariamente. Un ejemplo claro es que sin grasa no podemos vivir, nuestro organismo necesita grasas esenciales para mantener la funciones celulares, hormonales y ser vehículo de vitaminas y otras sustancias solubles.
Así que lo más inteligente es que tomes medidas a la hora de consumir qué tipo de grasas, será una de las mejores decisiones que podrás hacer por tu salud.

Noe Todea on FacebookNoe Todea on InstagramNoe Todea on LinkedinNoe Todea on TwitterNoe Todea on Youtube
Noe Todea
Coorinadora en Naked Concept, Directora Técnica en Stay Fit, Máster Trainer XBODY, instructora de Pilates Studio & F.T. colaboradora de programas televisivos como ‘El Hormiguero’ y 'Fitlife'. Creadora de contenido y colaboradora de marcas.

Leave a Reply

*